miércoles, 1 de agosto de 2012

Messerschmitt Bf 109







Las primeras pruebas se realizaron en marzo de 1.936 como prototipo aunque entró en servicio en agosto de 1.938. Fue uno de los protagonistas en la Guerra Civil Española en la que participó con la Legión Cóndor. Fueron las del Bf 109B, C y D las primeras versiones, todas con un poder más bajo que la versión definitiva: la 109E. Esta versión entró en guerra a finales de agosto del 39 coincidiendo con el comienzo de la invasión de Polonia. Desde 1939 hasta 1941 fue con diferencia uno de los más importantes cazas de la Luftwaffe.


Fabricante: Messerschmitt AG (Alemania), 1.935
Envergadura/longitud: 9,87 / 2,5 m
Altura: 2,5 m
Peso: 1.900 kg
Velocidad de crucero: 560Km/h
Altitud: 10.500 m
Autonomía: 660 Km
Sistema propulsor: 1 motor Daimler-Benz DB601A (1175 HP) 12 cilindros
Armamento: 2 cañones de 20 mm Oerlikon MG FF en las alas; 2 ametralladoras Rheinmetal-Borsig MG 17 bajo el motor; 1 bomba de 250 Kg.
Tripulación: 1


Durante los primeros años de la II Guerra Mundial y durante la Batalla de Inglaterra, el 109E o Emil (como fue conocida la versión E) destrozó a aquellos aviones con los que combatió. Sólo hubo una excepción, el británico Spitfire, al cual superaba ampliamente en número de unidades fabricadas.


A su favor tenía su pequeño tamaño, un bajo coste de producción, alta aceleración, gran rapidez para conseguir altitud, meteórica velocidad de descenso en picado, y, sobre todo, gran maniobrabilidad. Además casi todos los 109E iban equipados con dos o tres cañones de 20 mm cuya capacidad de destrucción y radio de acción era hasta entonces desconocida. Entre sus defectos: escaso viraje lateral a alta velocidad, pobre visibilidad, difícil aterrizaje e incapacidad para transportar armamento pesado.




Más tarde, la versión 109F se convertiría tras su éxito en la Batalla de Inglaterra en uno de los cazas más populares en la guerra, de ahí que de todas las variantes construidas del Me 109, fue de ésta la que más unidades se fabricaron. La producción del modelo F comenzó a principios de 1.942 y continuó hasta el final de la guerra. Ya desde el principio de su construcción, la serie F tuvo que ser rediseñada para incorporar una serie de rustsatze (variaciones hechas en tierra antes de despegar que optimizaban el avión según en qué terreno fuera a combatir). Entre las mejoras de la versión F se encuentra la cabina presurizada, que le permitía encarar formaciones de bombarderos Aliados a una gran altitud, así como desempeñar misiones de reconocimiento.


Más avanzada la guerra, otra versión, la 109G o Gustav, se convirtió en heredera de la F, lo que permitió alcanzar la cifra de 35.000 unidades en todas las versiones de este caza. Las versiones siguieron hasta llegar a la K, que fue la última serie fabricada. Cualquier proyecto para reemplazar este caza fracasó. Sólo algunos países como España (donde estuvo en servicio hasta 1.962), Suiza, o la antigua Checoslovaquia, continuaron su producción tras la guerra mundial, y fue en 1.956 cuando se fabricó la última unidad de este avión en España.


Rivales del Messerschmitt Bf 109

Hay dos aparatos de fabricación americana coetáneos al Bf 109, el Curtiss P-40 y el Bell P-39. Contra el P-40, el bf 109 contaba con turbocompresor, por lo que podía volar a unas alturas superiores a las del P-40. Se enfrentaron en la unión soviética.

El P-39 por su parte disponía de un motor similar al Bf-109, pero no podía compararse con este, ya que el P-39 no podía desarrollar efectivamente la potencia de su motor debido al complejo sistema de transmisión de la hélice. Miles de P-39 pilotados en la VVS, fueron derribados por los Bf 109 en el frente del este.

El Bf 109 en el aire

El  Messerschmitt Bf109 fue la punta de lanza que acompañó al Stuka durante la blitzkrieg sobre Polonia y en países como Holanda, Dinamarca y Noruega. Aseguraba la supremacía aérea para que los blindados alemanes pudieran abrir rápidas brechas entre el enemigo.

Durante la invasión de Polonia, la valiente resistencia aérea solo logró derribar 80 aparatos de la Luftwaffe antes de ser completamente aniquilada por unos aviadores alemanes, experimentados en combate sobre suelo Español, a los mandos del caza más moderno del mundo.

En la batalla de Inglaterra se puso de manifiesto la principal limitación de este caza, el alcance. Las versiones hasta el Bf 109 E disponían de unos 660 Km. El Bf 109 era principalmente empleado para escoltar bombarderos alemanes sobre Inglaterra, lo que les daba un tiempo de combate efectivo sobre suelo inglés de tan solo 20 minutos. Muchos aparatos al volver de sus misiones se quedaron sin combustible sobre el canal de la mancha o debían realizar aterrizajes forzosos.

La RAF, consciente de esta limitación empleó a sus Spitfire para hacerse cargo de los Messerschmitt y hacerles perder su valioso tiempo, mientras los Hurricane más lentos daban cuenta de los bombarderos alemanes.

Mientras tanto en el frente del este, los Bf 109 empezaban a ser sustituidos por el Fw 190, aunque muchos pilotos todavía preferían el Bf 109. En este frente los grandes ases alemanes pilotaron los aviones de Messerschmitt, mientras Alemania era destruida por los bombarderos de la RAF durante la noche y por la octava fuerza aérea durante el día. En este punto el alcance de los Bf 109 F era de 880 Km y la variante Bf 109 G podía volar 1000 km.

Ya centrados en la defensa del Reich los Bf 109 tenían 10 años y jugaban a la defensiva contra los P-47 y los P-51 americanos para derribar los bombarderos B-17 y B-24. Hicieron esta tarea lo mejor que pudieron. 1/3 de las tripulaciones americanas no volvieron a casa, pero lograron asestar el golpe definitivo a Alemania y la Luftwaffe. Del Messerschmitt Bf 109 se fabricaron más de 35000 unidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario