viernes, 22 de abril de 2011

Granadas de mano

Una granada o granada de mano es una pequeña bomba con material combustible, del tamaño, forma y peso adecuado para ser arrojada con la mano. En la actualidad existen varios tipos de granadas que pueden ser lanzadas con fusiles y también lanzadores de granadas especializados.

A pesar de la creencia popular, las granadas no son muy potentes. Su radio de acción (es decir, el área en la cual causan mucho daño, o incluso la muerte) suele estar en los 10 metros, como máximo (dependiendo de si tienen o no metralla), mientras que la onda expansiva más fuerte nunca pasa de los cinco metros. Esto es así por una cuestión lógica: no se puede lanzar una granada a más de 35 metros, de manera que tiene que haber una distancia mínima entre la granada y el lanzador, para que este no salga herido.
Debido a su peso y tamaño, los soldados no suelen llevar nunca más de tres o cuatro granadas. Teniendo en cuenta que un soldado actualmente carga una gran cantidad de equipo (fusil y munición, equipos y accesorios para el fusil, algo de comida y bebida en ciertos casos, otros equipos, etc.) cargar más granadas no es la prioridad. En casos especiales puede ser que el soldado disponga de más espacio y sepa que por su misión requerirá de más granadas, pero son, justamente, casos especiales.
El efecto destructivo de la granada se lo da el explosivo que carga dentro, generalmente unos pocos cientos de gramos. Cuando el explosivo era pólvora, era importante que el recipiente fuera fuerte y no se rompiera al impacto con el suelo; la pólvora de otra manera, al derramarse, se quemaría rápidamente pero no tanto como para generar una explosión. Sin embargo, actualmente se utilizan explosivos plásticos y de otros tipos que no requieren de tantos cuidados.
Las granadas tienen dos efectos, ambos buscados por el diseño. En primer lugar, el efecto mecánico, físico. La explosión crea una onda expansiva la cual, ayudada por esquirlas, puede herir o matar al enemigo, o como mínimo hacerlo desplazar unos metros. El segundo efecto, a veces más importante (y buscado por ciertos diseños) es el psicológico. La fuerte y sorpresiva detonación, el humo y el polvo generados hacen que el enemigo trate de refugiarse. Si se espera una granada, todos se esconderán o huirán; si no se la espera, existen unos segundos en los cuales los sobrevivientes estarán incapacitados, sordos y confundidos por la detonación, posiblemente tosiendo por el humo y con los ojos irritados. Todo lo cual los incapacita para el combate, permitiendo su captura mucho más fácilmente al limitar su capacidad defensiva y ofensiva.

Funcionamiento general

Las granadas de mano, como su nombre lo indican, se caracterizan por ser portátiles y fáciles de usar con una sola mano. Esto aumenta su alcance y por lo tanto su eficacia; la facilidad de uso ha sido siempre una de las prioridades en su diseño, más allá de la potencia de la masa explosiva. Sin embargo, como se verá, ha habido casos de granadas poco prácticas y difíciles, incluso peligrosas de usar.
Un soldado que sea buen lanzador de granadas puede enviar una a entre 30 y 35 metros de su posición, teniendo en cuenta que el área de daño máximo no supera generalmente los 20 metros. En realidad, el área de mayor daño de una granada es de unos 5 metros, en donde la esquirla y la onda expansiva pueden matar o herir seriamente a cualquier persona. En el resto de la distancia, el efecto es importante pero menor, solamente incapacitando y dando lugar a heridas más o menos leves.
Todas las granadas comparten una serie de partes y mecanismos más o menos iguales, dependiendo de su tipo; los más comunes se muestran en el gráfico inferior. Las tres principales son:
  • Cuerpo: es la carcasa del artefacto, que contiene todos los mecanismos impidiendo la entrada o salida de componentes. Además, suele ser uno de los responsables de la producción de esquirlas. Puede estar constituido de diversos materiales (ver más abajo).
  • Espoleta: es la serie de mecanismos y seguros que impide el estallido de la granada hasta el momento deseado, y luego se asegura de que el artefacto estalle de la manera para la cual fue diseñado. Hay muchos tipos de espoletas, las cuales se explicarán más adelante.
  • Multiplicador y carga explosiva: para evitar accidentes y fallas, los materiales explosivos de las granadas son particularmente estables. Estos materiales no estallan por el calor, a veces ni siquiera si son puestos directamente en el fuego. Es por eso que se necesita que la granada tenga en su corazón una pequeña cantidad de material explosivo más sensible, capaz de ser encendido por los pequeños mecanismos de la espoleta.

Explosivos comunmente utilizados

Además de mejorarse con el tiempo el diseño y las espoletas, otro de los cambios que sufrieron las granadas fue justamente su razón de ser: el material explosivo que carga
La pólvora fue el primero de todos. Aunque es estable, no solamente es sensible al calor directo y al fuego sino también al rozamiento, lo cual obligaba a un uso cuidadoso. No es un explosivo muy potente; se necesitan grandes cantidades para una explosión importante, lo cual limitaba el efecto de las primeras granadas.
Algunos explosivos fueron abandonados principalmente por su inestabilidad (su tendencia a estallar con el calor o el rozamiento) o por ser muy sensibles a la humedad u otros factores ambientales, los cuales los inutilizaban. Actualmente muchas granadas se fabrican llenas de exp
losivos plásticos o similares, como el TNT. Para aumentar su capacidad explosiva sin hacerla más pesada y grande, a veces se combinan dos explosivos. Por ejemplo, la granada Calderón, utilizada por la Infantería de Marina española y de origen estadounidense, tiene un 60% de hexógeno, 39% de TNT y 1% de cera, totalizando 165 gramos que equivalen a 215 gramos de TNT puro.
La facilidad de moldear estos explosivos permite a la industria adaptarlas a cualquier forma que tenga la granada. Actualmente muchos artefactos de este tipo utilizan la ciclonita o hexógeno, el cual, mezclado con parafina o vaselina se convierte en uno de los primeros explosivos plásticos concebidos. Muy poderoso, fue uno de los más utilizados para sabotajes de partisanos y fuerzas de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial.

Otras granadas:

Con el mismo dispositivo de acción de la bomba Mills se desarrollaron granadas para otros usos, empleándose generalmente carcasas cilíndricas plásticas o de latón con distintos colores codificados que nomenclan su contenido y uso.
  • Las granadas de gas tienen una carga gaseosa en un cilindro a prueba de corrosión. Llevan una carga explosiva pequeña que lo rompe y unos pequeños orificios que al mezclar los distintos componentes, esparcen el gas venenoso o incapacitante.
  • Las granadas fumígenas son similares a las de gas, pero se emplean para crear cortinas con humos coloreados, para ocultamiento o para demarcación y reglaje.
  • Las granadas incendiarias contienen una carga de Fósforo blanco que se enciende espontáneamente al contacto con el aire desprendiendo también humos que posibilitan su uso para ocultamiento. El fósforo se adhiere a la piel incendiándola, por lo que es altamente efectiva en su empleo letal.
  • Las granadas de iluminación se utilizan para reglaje nocturno, y en algunos casos especiales, para aturdimiento en situaciones antitumulto (como laXM84 no letal, de fabricación norteamericana).
  • Las granadas inertes se emplean en las prácticas de adiestramiento para el lanzamiento de granadas, en la mayoria de países occidentales se marcan con una banda de color azul en el cuerpo de la granada. Su venta suele ser libre y tienen valor como artículos de colección.
  • Las granadas de aturdimiento es un arma no letal utilizada para incapacitar a la amenaza con un fuerte sonido (170-180 decibelios)
Aquí les dejo una con mas detalles:

Granada M-84 (Stun)

Características:

Origen: EEUU
Nomenclatura: Granada de mano no letal (de aturdimiento) M84
Fusible: M201A1 con un tiempo de retardo de 1,0 a 2,3 segundos.
Carga útil: Material pirotécnico: El metal es magnesio o aluminio y el oxidante es el perclorato de amonio o de perclorato de potasio.
Clasificación de los peligros: 1.4G
Peso: 368gr del cual 4,5 gr es material pirotécnico.
Diámetro: 4,4 cm.
Longitud: 13,3 cm
Costo: 150$ (año fiscal 2006/2007)

Historial:

Las granadas de aturdimiento fueron ideadas por los SAS británicos en los años 60. Son un tipo de granadas no letales que tienen como fin el confundir, desorientar y distraer a una amenaza potencial. Una granada de aturdimiento puede degradar gravemente la eficacia de lucha del personal afectado por un tiempo máximo de un minuto.
Este dispositivo será utilizado por personal militar en situaciones de rescate de rehenes y en la captura de criminales, terroristas u otros adversarios, proporcionando un aumento de la flexibilidad en la aplicación de la fuerza durante dichas operaciones militares.

Efectos:

La M-84 produce deslumbramiento (6-8 millones de Candelas) activando todas las células fotosensibles de la retina y haciendo imposible la visión durante unos cinco segundos hasta que el ojo restablece su estado original. También produce un ruido ensordecedor (170-180 dB).
Los 12 orificios circulares realizados a lo largo del cuerpo exagonal del artefacto permiten la emisión del sonido y del fuerte haz de luz, también están practicados para evitar posibles daños de metralla.

La presencia de gas natural, gasolina u otros vapores altamente inflamables o materiales, puede causar una explosión secundaria o un incendio, con resultado de muerte o lesiones graves a las fuerzas amigas o rehenes, así como graves daños a la propiedad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario