sábado, 25 de junio de 2011

Problemas cardíacos, prevención.



Un tema de ciencia biológica que se debe tener en cuenta, aun mas en estos días con alto niveles de estrés.


Es importante tener en cuenta que una vez que ocurre un infarto, la muerte cerebral o la muerte definitiva sucede aproximadamente a los 5 minutos posteriores, por lo que la rápida asistencia es la máxima prioridad.


El paro cardíaco que se conoce también como la desfibrilización, es muy difícil revertirlo luego de transcurridos 10 minutos, siendo prácticamente imposible la reanimación pasado ese período de tiempo.


Ante los primeros signos de lo que puede ser un paro cardíaco se deben realizar primeros auxilios para motivar una reanimación, pudiendo diagnosticar un infarto de este tipo si se aprecian ciertos síntomas primarios.


Los síntomas se pueden presentar de un modo leve o con un mayor grado de intensidad, siendo las personas diabéticas aquellas que se encuentran más expuestas a que les pueda ocurrir.


Algunos signos que se presentan previos al paro cardíaco son:


- dolor en el pecho durante varios minutos, pudiendo aparecer y desaparecer
- fuerte presión en el pecho
- dolor en la mandíbula, los hombros, brazos y el estomago
- problemas respiratorios
- sudoración fuera de lo común
- náuseas y mareos
- tos constante
- arritmia
- desmayos


La respiración “boca a boca” conocida como la reanimación cardiopulmonar es necesaria hasta que llegue la asistencia médica, siendo el único modo de mantener con vida al paciente.


Tratamiento y remedios para el paro cardíaco


Luego de una determinada edad las posibilidades de que ocurran estos inconvenientes son más frecuentes, por lo que se deben tener mayores cuidados de salud que los habituales para disminuir los factores de riesgo.


Hay algunas costumbres y hábitos que se deben modificar como el tabaquismo, alcoholismo y el sedentarismo que genera obesidad.


Realizar ejercicio físico es fundamental y es una de las recomendaciones primarias que realizan los médicos, así como también llevar un rutinario control de la presión sanguínea, el colesterol y la diabetes.


Hay ciertos medicamentos que favorecen la salud cardiovascular y se recomienda su tratamiento para las personas que padecen síntomas relacionados con el corazón, medicamentos como:


- píldoras diuréticas
- inhibidores del AS (presión arterial baja)
- blockers beta para disminuir el ritmo cardíaco
- digoxin para bombear más cantidad de sangre
- aspirinas


Algunos alimentos para prevenir problemas cardíacos:



Los mejores aliados del corazón son todos aquellos alimentos ricos en fibra, ácido fólico, folatos y grasas vegetales, como así tambien las grasas que aportan los pescados azules, ya que evitan el aumento del colesterol malo y a su vez protegen el estado de los vasos sanguíneos.


Aceite de oliva:
Por las características de sus ácidos grasos omega 6, el aceite de oliva es excelente para la salud. Es el componente principal en dietas mediterráneas, ya que es un condimento sano y reemplazante natural de mantecas y margarinas.
De acuerdo a los diferentes estudios, las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva reducen los niveles de colesterol LDL de la sangre (conocido como colesterol malo) sin bajar los niveles de HDL (colesterol bueno), y de esta forma ayuda a mantener las arterias libres de placas ateroescleróticas que impidan el correcto flujo sanguineo.
Aguacate / Palta:
Este fruto, anteriormente pensado como poco beneficioso para la salud, esta torciendo su fama para pasar a la buena estima dado que también contiene alta cantidad de grasas monoinsaturadas y ácidos grasos omega 6. Al igual que el aceite de oliva, este es beneficioso para la reducción de los niveles de LDL y mantenimiento de los HDL.
La advertencia que se debe tener en cuenta al consumir paltas o aguacates es la de su alto aporte calórico originado en un contenido de aceite equivalente al 25% de su peso. Por lo tanto, en dietas de reducción de peso, es conveniente no incluir esta fruta.
Ajo:
El ajo es un alimento utilizado desde tiempos bíblicos. De este se sabe que actúa como anti-trombótico (evitando la formación de coagulos en sangre y mejorando su circulación), como regulador de la presion arterial, colabora con la reduccion de niveles de lipidos en sangre y colesterol ademas de estimular las defensas del organismo.
Apio:
recientes estudios descubrieron un componente del apio que se encarga de mantener el buen nivel de la tensión arterial, reduciendo en la sangre la concentración de hormonas de estres, que son causantes del estrechamiento y contracción de los vasos sanguineos.
Además de ser uno de los vegetales favoritos a la hora de cuidar nuestra linea, se ha comprobado que la ingesta diaria de cuatro tallos de apio redure en un 14% los niveles de colesterol.
Judías / Porotos / Habichuelas:
Son una excelente fuente de fibra, gran aliado de los diábeticos y una gran ayuda para el corazón. Se ha demostrado que el consumo de una taza de judías al día reduce los niveles de colesterol en un 10%, y que aporta aproximadamente 10gr de fibras vegetales.
Además son fuente importante de ácido folico, ésta pseudo vitamina controla en nuestro cuerpo los niveles de homocisteína en sangre. Si los niveles de homocisteína son altos son tan nocivos para nuestro corazón como el hábito de fumar y peor que los efectos del colesterol. El ácido fólico, conjuntamente con las vitaminas B6 y B12 actúan como una barrera química que regula el exceso de homocísteina en el organismo.
Manzana:
Esta fruta tan común posee una fibra soluble en agua llamada pectina, la misma frena los riesgos de padecer algunas enfermedad relacionadas con el corazón. Así mismo, se comprobó que comiendo manzanas se reduce en algún grado el índice de colesterol en sangre.
Por otro lado en estudios hechos con animales, se ha observado que dietas ricas en pectinas disminuyen a la mitad el estrechamiento de las arterias producido por el colesterol. Otras frutas que son ricas en fibras solubles son las peras, duraznos, damascos, membrillos y bananas.
Batata (patata dulce o boniato), melón y zanahorias:
Son alimentos fuente de betacarotenos, sustancia muy importante en la lucha contra el cáncer y en la prevención de ataques cardíacos, puesto que contribuye a reducir los niveles de colesterol sanguíneo. La experiencia indica que aquellas personas que consumían más de cinco raciones a la semana de zanahoria tenían un riesgo de infarto entre 60% y 70% menor que las personas que solo consumían una sola vez al mes. Así mismo, se atribuyen a la zanahoria otros beneficios como el evitar problemas de visión y proteger la piel del envejecimiento prematuro.
Nueces:
Las personas que consumen nueces más de dos veces a la semana reducen en un 60% el riesgo de padecer enfermedades coronarias, ésto sucede porque el 93% de grasas que contiene son poliinsaturadas ricas en ácido linolenico, ácido graso esencial que el organismo convierte en omega 6, el cual impide la formación de coágulos como también la obstrucción de las arterias a través de la reducción de ambos colesteroles HDL y LDL.
Pescado azules:
Estos son los pescados de mar y aguas profundas. Son muy saludables para el corazón debido a su alto contenido de ácidos grasos omega 3. Estos ácidos grasos reducen los niveles de colesterol, ayudan a la mejor fluidez de la sangre y reducen los niveles de lipoproteínas muy densas en la corriente sanguínea asociadas con las dolencias coronarias.
Las especies que tienen mayor contenido de este ácido graso son la caballa, el salmón, atún truchas, arenque, sardinas y la merluza entre otras. Para aprovechar al máximo las propiedades del omega 3 se aconseja una cocción rápida de estos alimentos.
Uvas:


Uno de los frutos historicamente más cultivados y consumidos. Las uvas contienen flavonoides, que son elementos antioxidantes utilizados para luchar contra el cáncer, y a la vez efectivos anticoagulantes que permiten prevenir un ataque cardíaco. Para aprovechar el valor nutritivo de las uvas se aconseja beber su zumo (jugo) recién exprimido. En caso de comer la fruta, consumir su cáscara.
Vino de mesa:
Un vaso de vino al día reduce en un 40% el riesgo de un ataque cardíaco, todo ésto se debe al etanol, componente que aumenta los niveles de HDL, colesterol bueno, el cual retrasa la formación de placas de ateroma. El cuidado que se debe tener con esta, como con todas las bebidas alcohólicas es en su aporte de calorías y sus demás efectos.
Para tener en cuenta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario